MEDITACIÓN BUDISTA ZEN

VEN. DR. JINSIM HYOENJIN: Arzopispo y Abad Regional de México de la Orden Zen de Cinco Montañas, es monje y guía maestro de la sangha MBZ, recibió Transmisión el 27 de marzo 2021 e Inga el 16 de julio 2017, y recibió los 250 votos del Bhikshu (monje) el 22 de julio 2016 por el Ven. Dr. Wonji Dharma.

Ven. Jinsim Hyoenjin es originalmente de Kansas City, Missouri, USA y ha vivido en Guadalajara, México desde 2000. Tiene más de 45 años experiencia en meditación, dos maestrías (psicología y estudios budistas), y un doctorado de Psicología Oriente-Occidente investigando métodos de meditación en las tradiciones espirituales del Oriente.

Ven. Jinsim Hyoenjin imparte clases, conferencias universitarias, charlas Dharma, retiros y talleres sobre el buda-dharma además de citas individuales para orientación y estudio personalizado.

Un arzobispo (maestro zen superior) es un obispo que, habiendo recibido Inga y Transmision de Dharma, preside varias diócesis en una gran región. Este puesto incluye algunas responsabilidades de supervisión tanto de las diócesis como de los obispos de esa región. Un arzobispo sirve como guía o instructor en asuntos religiosos; y a menudo es el fundador o líder dentro de una Orden. Además, el Colegio de Arzobispos actúa como un Consejo Rector igualitario para la Orden Zen de las Cinco Montañas.
______________________


lunes, 5 de abril de 2021

LAS ENSEÑANZAS DE BODHIDHARMA Clase 15: Un Barco a la Otra Orilla

 

 

LAS ENSEÑANZAS DE BODHIDHARMA

Clase 15: Un Barco a la Otra Orilla

Charla Dharma 04/ABR/2021

Ven. Dr. Jinsim Hyoenjin Prajna

 

Clase 15

Clase 15.1



Pregunta: ¿Por qué ahora dices que simplemente experimentar la mente antes del pensamiento y superar los tres venenos es liberación?

Bodhidharma: Las palabras del Buda son verdaderas. Sin embargo, las tres asankhya kalpas se refieren a los tres estados mentales envenenados. Lo que llamamos asankhya en sánscrito, lo llaman innumerables. Dentro de estos tres estados mentales envenenados hay innumerables pensamientos malvados, y cada pensamiento dura un kalpa. Tal infinitud es lo que el Buda quiso decir con las tres asankhya kalpas.

Es decir, la liberación no es algo externo a nosotros y no es algo que otros pueden darnos, ni Buda, ni un maestro, ni ningún otro ser. La liberación es la experiencia directa de nuestra mente antes de los pensamientos, o sea, nuestra esencia. Es como el océano agitado por el viento que crea olas sobre la superficie. Nuestros pensamientos son las olas sobre el océano. Cuando meditamos, el océano se calma y la superficie se vuelve tranquilo y transparente. Así que puedes ver a través del agua hasta el fondo y así darte cuenta del océano profundo y constante debajo de las olas. Cuando no estamos distraídos por las olas de pensamientos, el océano profundo es evidente.     

Pregunta: Una vez que los tres venenos oscurecen tu verdadero yo, ¿cómo puedes ser llamado liberado hasta que superes tus innumerables pensamientos malvados?

Bodhidharma: Se dice que las personas que pueden transformar los tres venenos de la codicia, la ira y el engaño en las tres liberaciones pasan por las tres asankhya kalpas. Sin embargo, las personas de esta era final son los más tontos. No comprenden lo que realmente quiso decir el Tathagata con las tres asankhya kalpas. Dicen que la liberación solo se logra después de interminables kalpas y, por lo tanto, engañan a los discípulos para que se retiren del camino que lleva a la Budeidad. Sin embargo, los grandes bodhisattvas han alcanzado la liberación sólo mediante la observación de los tres conjuntos de preceptos y la práctica de los seis Paramitas.

No se debe posponer la liberación hasta algún momento en el futuro. Cuando Buda habla de períodos muy largos de tiempo como una kalpa, quiere decir que la mente atrapada por pensamientos discriminativos es como vivir en un mundo ilusorio de sufrimiento, ilusión e insatisfacción. Es un mundo de tiempo ilusorio construido mentalmente. La fuerza de ilusión puede ser tan extrema que parece casi imposible escapar. Pero es sólo una ilusión. Cuando miras directamente a la ilusión, se da cuenta de que no hay nada ahí. Por eso, al mismo instante, estás libre de la ilusión. Es como si te hubieras saltado billones de universos conceptuales en un solo paso. 

Pregunta: Ahora les dices a los discípulos que simplemente contemplen la mente. ¿Cómo puede alguien alcanzar la liberación sin cultivar las reglas de la disciplina?

Bodhidharma: Los tres conjuntos de preceptos son para superar los tres estados mentales envenenados. Cuando superas estos venenos, creas tres conjuntos de virtudes ilimitadas. Un conjunto reúne cosas - en este caso, innumerables buenos pensamientos por toda tu mente. Además, los seis paramitas sirven para purificar los seis sentidos. Lo que nosotros llamamos paramitas ustedes llaman a la otra orilla. Al purificar los seis sentidos del polvo de la sensación, los paramitas los transportan al otro lado del Río de la Aflicción hasta la Orilla de la Liberación.

Los seis paramitas comienzan con la caridad y continúan a través de la moralidad y la paciencia, la devoción y la meditación hacia la sabiduría. Comparando las paramitas con un barco que lleva a la gente a la otra orilla, los budistas ven la caridad como el vacío sin el cual un barco no puede flotar: moralidad como quilla, paciencia como casco, devoción como mástil, meditación como vela y sabiduría como timón. Los paramitas son un vehículo que nos lleva al otro lado de la orilla del río de samsara y el sufrimiento. No son la meta en sí. Nadie va a darte una medalla de oro por haber seguido todas las reglas, por haber meditado más horas que los demás, o por haber contribuido más dinero que cualquier otra persona a alguna caridad. Todos los paramitas sirven como un vehículo, una actitud que ayuda a calmar la mente y abrirse a lo que es esencial ya presente, nuestra naturaleza búdica.

Pregunta: Según los sutras, los tres conjuntos de preceptos son: “Prometo poner fin a todos los males. Prometo cultivar todas las virtudes. Y prometo liberar a todos los seres." Ahora dices que solo sirven para controlar los tres estados mentales envenenados. ¿No es esto contrario al significado de las escrituras?

Bodhidharma: Los sutras del Buda son verdaderos. Sin embargo, hace mucho tiempo, cuando ese gran bodhisattva estaba cultivando la semilla de la liberación, fue para contrarrestar los tres venenos que hizo sus tres votos. Practicando prohibiciones morales para contrarrestar el veneno de la codicia, juró poner fin a todos los males. Practicando la meditación para contrarrestar el veneno de la ira, juró cultivar todas las virtudes. Además, practicando la sabiduría para contrarrestar el veneno del engaño, juró liberar a todos los seres. Debido a que perseveró en estas tres prácticas puras de moralidad, meditación y sabiduría, pudo superar los tres venenos y alcanzar la liberación. Al vencer los tres venenos, eliminó todo lo que causa sufrimiento y así puso fin al mal. Al observar los tres conjuntos de preceptos, no hizo más que el bien y, por lo tanto, cultivó la virtud. Además, al poner fin al mal y cultivar la virtud, se completaron a la perfección todas las prácticas, se benefició a sí mismo y a los demás y rescató a los seres del mundo en todas partes. Así, liberó a los seres.

Debes darte cuenta de que la práctica que cultivas no existe aparte de tu mente. Si tu mente es pura, todas las tierras búdicas son puras. Los sutras dicen: “Si sus mentes son impuras, los seres son impuros. Si sus mentes son puras, los seres son puros” y “Para alcanzar una tierra búdica, purifica tu mente. A medida que tu mente se vuelve pura, las tierras búdicas se vuelven puras." Así, al superar los tres estados mentales envenenados, los tres conjuntos de preceptos se cumplen automáticamente.

Es decir, al practicar ética que considera el bienestar de otros, eliminas la codicia. Al practicar la meditación que calma la mente, eliminas la ira y te trasformas en una persona más agradable y admirable. Al practicar viendo las cosas como son en este momento preciso sin me gusta o no me gusta, te liberas del engaño y al mismo instante todos los seres del universo están liberados contigo, porque todo está interconectado. Los tres conjuntos expresan esta intención: hacer el bien, no hacer mal, y ayudar a otros. Cuando practicas así, vives desde tu verdadera naturaleza en este mundo presente como un bodhisattva en Nirvana.

 

Bibliografía

Dharma, Wonji (Traductor). (2010). The Bodhidharma Lectures. Buddha Dharma University Press: Oneida, N.Y.



 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.