MEDITACIÓN BUDISTA ZEN

VEN. DR. JINSIM HYOENJIN: arzobispo y guía maestro de la sangha Meditación Budista Zen, recibió Transmisión el 27 de marzo 2021 e Inga el 16 de julio 2017, y recibió los 250 votos del Bhikshu (monje) el 22 de julio 2016 por el Ven. Dr. Wonji Dharma.

Ven. Jinsim Hyoenjin es originalmente de Kansas City, Missouri, USA y ha vivido en Guadalajara, México desde 2000. Tiene más de 45 años experiencia en meditación, dos maestrías (psicología y estudios budistas), y un doctorado de Psicología Oriente-Occidente investigando métodos de meditación en las tradiciones espirituales del Oriente.

Ven. Jinsim Hyoenjin imparte clases, conferencias universitarias, charlas Dharma, retiros y talleres sobre el buda-dharma además de citas individuales para orientación y estudio personalizado.

Un arzobispo (maestro zen superior) es un obispo que, habiendo recibido Inga y Transmision de Dharma, preside varias diócesis en una gran región. Este puesto incluye algunas responsabilidades de supervisión tanto de las diócesis como de los obispos de esa región. Un arzobispo sirve como guía o instructor en asuntos religiosos; y a menudo es el fundador o líder dentro de una Orden. Además, el Colegio de Arzobispos actúa como un Consejo Rector igualitario para la Orden Zen de las Cinco Montañas.
______________________


viernes, 24 de diciembre de 2021

"Chanting Service for Ven. Wonji Dharma"


Wonji Dharma, fundador y maestro guía de la Orden Zen de las Cinco Montañas, falleció recientemente. Ofrecemos estos cantos no solo para él, sino también para nosotros como miembros de la Sangha y por el bien de todos los seres. Myohe Do'an canta Jijang Bosal y Kwanseum Bosal el 22 de diciembre de 2021.

lunes, 20 de diciembre de 2021

FILOSOFÍA ZEN, PRÁCTICA ZEN Capítulo 5.3. Teoría de Karma y Budismo Zen

 


FILOSOFÍA ZEN, PRÁCTICA ZEN
Capítulo 5.3. Teoría de Karma y Budismo Zen
Ven. Dr. Jinsim Hyoenjin
19/DIC/2021



La teoría del karma en el budismo hace a la persona y a nadie más en el arquitecto de su propio destino. De momento a momento estamos produciendo y creando nuestro destino a través de nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras acciones. El siguiente verso resume la esencia de la posición budista:
        Siembra un pensamiento y cosecha una acción;
        Siembra un acción y cosecha un hábito
        Siembra un hábito y cosecha un carácter,
        Siembra el carácter y cosecha un destino. 


Nuestro destino emana de nuestro carácter, nuestro carácter de nuestros hábitos, nuestros hábitos de nuestras acciones y nuestras acciones de nuestros pensamientos. Y puesto que los pensamientos surgen de la mente, esto hace la mente el determinante último de nuestro destino. De hecho, la mente es el único creador que el budismo reconoce, y el poder de la mente el único poder significativo en el mundo. 


Como dice Milton. “La mente puede hacer un cielo del infierno y un infierno del cielo”. Si tenemos buenos pensamientos, nuestros actos no pueden ser malos. Al tener buenos pensamientos, produciremos mejores acciones, desarrollar mejores hábitos, moldear mejor carácter y heredar mejores destinos. No debemos dejarnos engañar por la energía aparentemente débil de nuestros pensamientos individuales. Trabajando juntos lenta y silenciosamente, son los agentes secretos de todo lo que somos y de todo lo que podríamos llegar a ser. 


Una vez, una mujer de mi clase de U.C.L.A. se acercó a mí y me dijo: “Me gustaría ir a su centro de meditación para practicar, pero estoy demasiado nerviosa para meditar”. Le pregunté “¿Quién produce tu nerviosismo? Eres tú misma. Como dejas que las cosas externas perturben tu mente, te pones nerviosa. Pero si tu mente está en calma y bajo control, entonces nada puede ponerte nerviosa, nada te puede molestar. Ven y practica; entonces lo descubrirás.”


Vino y aprendió a controlar y disciplinar su mente. A medida que practicaba, ganó más confianza en sí misma, de modo que los acontecimientos del mundo exterior ya no la molestaban. Ahora ya no es nerviosa, porque es una dueña de sí misma y dueña de sus circunstancias. Su mente está tranquila, su mente está quieta. Y con una mente tranquila y quieta, su vida también está tranquila y quieta.


Se aceptan aportaciones voluntarias, 
las cuales son el único sustento del maestro. 
¡Gracias por su generosidad!

Aportaciones voluntarias para el Maestro:
PAYPAL
www.paypal.com/paypalme/MeditacionBudistaZen
DEPÓSITO BANCARIO
Banco: Santander
Nombre: Ozmo Piedmont
Cuenta: 5579100056237314
Clabe interbancaria: 014320565528534764

lunes, 13 de diciembre de 2021

FILOSOFÍA ZEN, PRÁCTICA ZEN Capítulo 5.2. Teoría de Karma y Budismo Zen


FILOSOFÍA ZEN, PRÁCTICA ZEN
Capítulo 5.2. Teoría de Karma y Budismo Zen

Ven. Dr. Jinsim Hyoenjin
12/DIC/2021



La doctrina del karma es, precisamente hablando, no meramente una doctrina de causa y efecto, sino de acción y reacción. La doctrina sostiene que toda acción realizada voluntariamente por un agente ya sea de pensamiento, palabra o acción, tiende a reaccionar sobre ese agente. La ley del karma es una ley natural, y su operación no puede ser suspendido por ninguna fuerza de una deidad. 

Es como si infringiéramos una ley de tránsito y pidiéramos perdón al policía. No nos perdonaría, porque hemos violado la ley y debemos pagar las consecuencias. De la misma manera, a través de la ley del karma, nuestras acciones producen sus resultados naturales. Al reconocer esto, los budistas no rezan a Dios pidiendo misericordia, sino que regulan sus acciones para armonizarlas con la ley universal. Si hacen el mal, tratan de descubrir sus errores y rectificar su conducta; mientras que, si hacen el bien, tratan de mantener y desarrollar ese bien.



No debemos preocuparnos por el pasado, sino más bien estar preocupado por lo que estamos haciendo en el presente. En lugar de correr buscando perdón, deberíamos intentar sembrar buenas semillas en el presente y dejar los resultados a la ley del Karma. Cuando un discípulo venía al Buda, arrepentido por sus fechorías del pasado, el Buda no le prometía ningún perdón, porque sabía que cada uno debe cosechar los resultados de las semillas que había sembrado. En su lugar, explicó: “Si sabes que lo que has hecho está mal y es dañino, de ahora en adelante no lo vuelvas a hacer. 


Si sabes que lo que has hecho es correcto y provechoso, continúa haciéndolo. Destruye el mal karma y cultiva el buen karma”. Debemos darnos cuenta de que lo que somos en el presente es una sombra de lo que fuimos en el pasado, y lo que seremos en el futuro es una sombra de lo que somos ahora en el presente. Debemos aplicar nuestra mente al presente para poder avanzar en el camino.



Se aceptan aportaciones voluntarias, las cuales son el único sustento del maestro. 
¡Gracias por su generosidad!

Aportaciones voluntarias para el Maestro:
PAYPAL
www.paypal.com/paypalme/MeditacionBudistaZen
DEPÓSITO BANCARIO
Banco: Santander
Nombre: Ozmo Piedmont
Cuenta: 5579100056237314
Clabe interbancaria: 014320565528534764







lunes, 6 de diciembre de 2021

FILOSOFÍA ZEN, PRÁCTICA ZEN Capítulo 5.1. Teoría de Karma y Budismo Zen

 

FILOSOFÍA ZEN, PRÁCTICA ZEN 
Capítulo 5.1. Teoría de Karma y Budismo  Zen

Ven. Dr. Jinsim Hyoenjin
05/DIC/2021


El budismo difiere significativamente del cristianismo en otro aspecto. El cristianismo, aunque afirma la ley de causa y efecto, está demasiado dispuesto a abrogarla buscando el perdón a través de la gracia de Dios y la mediación de un sacerdote. Por lo tanto, el cristiano adora a Dios y le reza para obtener el perdón de los resultados de sus malas acciones que le esperan. 


Sin embargo, en el budismo nadie puede perdonar a una persona por sus transgresiones. Si comete una mala acción, tiene que cosechar las consecuencias, porque todo se rige por la ley universal y no por ningún creador arbitrario.


La concepción budista del tiempo considera el presente, el aquí y el ahora, como el determinante causal entre el pasado y el futuro. Lo que somos en el presente es resultado de lo que hicimos en el pasado, y lo que hacemos ahora en el presente determina en qué nos convertiremos en el futuro. Un dicho budista dice así: “El presente es una sombra del pasado, el futuro una sombra del presente”. Por lo tanto, nuestra acción en el presente es más importante, porque lo que hacemos en el presente determina el curso de nuestro desarrollo futuro. 



Debemos aplicar nuestra mente al presente para poder avanzar en el camino. Según la doctrina budista del renacimiento, la relación causal entre la acción y sus resultados es válida no sólo con respeto a la vida presente, sino también con respecto a las vidas pasadas y futuras. Esta ley universal de causa y efecto es ineluctable. Así como no podemos huir de nuestras propias sombras, tampoco podemos huir de los resultados de nuestras acciones. Nos perseguirán sin importar dónde nos escondamos.



Se aceptan aportaciones voluntarias, las cuales son el único sustento del maestro. 
¡Gracias por su generosidad!

Aportaciones voluntarias para el Maestro:
PAYPAL
www.paypal.com/paypalme/MeditacionBudistaZen
DEPÓSITO BANCARIO
Banco: Santander
Nombre: Ozmo Piedmont
Cuenta: 5579100056237314
Clabe interbancaria: 014320565528534764