MEDITACIÓN BUDISTA ZEN

VEN. DR. JINSIM HYOENJIN: Arzopispo y Abad Regional de México de la Orden Zen de Cinco Montañas, es monje y guía maestro de la sangha MBZ, recibió Transmisión el 27 de marzo 2021 e Inga el 16 de julio 2017, y recibió los 250 votos del Bhikshu (monje) el 22 de julio 2016 por el Ven. Dr. Wonji Dharma.

Ven. Jinsim Hyoenjin es originalmente de Kansas City, Missouri, USA y ha vivido en Guadalajara, México desde 2000. Tiene más de 45 años experiencia en meditación, dos maestrías (psicología y estudios budistas), y un doctorado de Psicología Oriente-Occidente investigando métodos de meditación en las tradiciones espirituales del Oriente.

Ven. Jinsim Hyoenjin imparte clases, conferencias universitarias, charlas Dharma, retiros y talleres sobre el buda-dharma además de citas individuales para orientación y estudio personalizado.

Un arzobispo (maestro zen superior) es un obispo que, habiendo recibido Inga y Transmision de Dharma, preside varias diócesis en una gran región. Este puesto incluye algunas responsabilidades de supervisión tanto de las diócesis como de los obispos de esa región. Un arzobispo sirve como guía o instructor en asuntos religiosos; y a menudo es el fundador o líder dentro de una Orden. Además, el Colegio de Arzobispos actúa como un Consejo Rector igualitario para la Orden Zen de las Cinco Montañas.
______________________


lunes, 29 de noviembre de 2021

FILOSOFÍA ZEN, PRÁCTICA ZEN Capítulo 5.0. Teoría de Karma y Budismo Zen


FILOSOFÍA ZEN, PRÁCTICA ZEN
Capítulo 5.0. Teoría de Karma y Budismo Zen

Ven. Dr. Jinsim Hyoenjin
28/NOV/2021




¿Cómo llegamos aquí?, ¿Qué nos hizo lo que somos?, ¿Cómo podemos cambiarnos a nosotros mismos?, ¿Qué sucede cuando morimos? Estas son las preguntas más fundamentales que podemos hacer. Todos los humanos pensantes se las han preguntado, y las respuestas a las que han llegado son tan diversas como las personas en sí. Sin embargo, fuera del alboroto de especulaciones en estos temas, algunas respuestas alternativas han surgido, representativas de las líneas básicas de abordaje. 


Una que ha prevalecido en el Occidente cristiano es una posición teísta en la que el destino de la persona está básicamente determinado por Dios. Dios determina si una persona merece el cielo o el infierno; incluso puede decidir el destino terrenal de cada persona.


Un segundo grupo cree en el fatalismo. Según el fatalismo, cada uno de nosotros tiene un destino que no podemos cambiar y sobre el que no podemos hacer nada. Como se dice, “Lo que será, será”. En esta filosofía, el agente que determina el destino no es, como en la posición teísta, un Dios personal, sino más bien una fuerza misteriosa e impersonal llamada “Destino” la cual trasciende nuestra comprensión y, por tanto, nuestra capacidad de persuadir o manipular. 


Así mismo, existe un tercer grupo que sostiene exactamente lo contrario: que todo pasa por accidente. Ésta es la filosofía del indeterminismo. El indeterminista cree que, si se tiene suerte, se accederá a la felicidad o al éxito; y si tiene mala suerte, sufrirá o fracasará. Sin embargo, todo lo que recibe, no lo recibe a través de ningún proceso de determinación, sino por accidente; por pura coincidencia.


Estas tres creencias – el determinismo teísta, el fatalismo y el indeterminismo – son todas rechazadas por el Budismo Zen. Entonces, ¿qué respuesta ofrece Zen al acertijo del destino humano? El Zen responde con el principio budista general de acción y reacción como visto en la esfera de la conducta humana y la experiencia. 


De acuerdo con esta ley, si una persona hace algo, lo que haga inevitablemente tendrá un efecto en ella, en el presente o en el futuro, y cuál será ese efecto lo determinará el carácter de su acción original. Si realiza buenas acciones o buen karma, obtendrá buenos resultados, es decir, felicidad y éxito; si realiza malas acciones, o mal karma, obtendrá malos resultados, es decir, sufrimiento y fracaso.


Muchos están familiarizados con las palabras de la Biblia: “Cosecharéis lo que sembraréis”. Esta cita es el significado preciso de la ley de karma. Excepto, donde el cristianismo da a esta declaración una interpretación teísta, el budismo considera al karma una ley inmanente en el universo. La doctrina del karma es el “camino medio” entre el determinismo y el indeterminismo completos.


Se aceptan aportaciones voluntarias, 
las cuales son el único sustento del maestro. 
¡Gracias por su generosidad!

Aportaciones voluntarias para el Maestro:
PAYPAL
www.paypal.com/paypalme/MeditacionBudistaZen
DEPÓSITO BANCARIO
Banco: Santander
Nombre: Ozmo Piedmont
Cuenta: 5579100056237314
Clabe interbancaria: 014320565528534764




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.